Cada vez pagamos menos con dinero en efectivo y usamos más las tarjetas de crédito. Son más cómodas, prácticas y pesan menos, pero lo que no todo el mundo sabe es que tienen seguros gratuitos asociados con prestaciones muy interesantes, como la cobertura de accidentes en el extranjero, la cancelación o anulación de viajes o la protección ante compras
fraudulentas.

Lógicamente, las condiciones de cada tarjeta varían según el tipo de producto que hayamos contratado y la entidad bancaria a la que pertenezca, pero vale la pena informarnos y preguntar a nuestro corredor de confianza, porque podría ser de gran ayuda en caso de necesidad.

Algunas de las coberturas más frecuentes son la de vida, que protege el saldo de la tarjeta en caso de fallecimiento del titular; el seguro de
viaje, que cubre retrasos o cancelaciones de vuelos, pérdida o deterioro
del equipaje e incluso traslado médico en caso de accidente; y seguros
contra robos, fraudes o duplicados de la tarjeta de crédito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *