Después de las fiestas navideñas y el fin de año llega enero, el mes de las rebajas de invierno. El paisaje más
común en estos días es ver calles repletas de gente para realizar sus compras de manera más económica. No obstante, lo cierto es que la compra online cobra cada vez más protagonismo, y más a raíz de la pandemia, que ha impulsado aún más la digitalización en todos los ámbitos de nuestras vidas.

A causa de esto, los riesgos a los que nos podemos ver expuestos al comprar por Internet también aumentan. Los intentos de fraude y estafa cibernética son más numerosos a medida que incrementan las compras online, por lo que nunca está de más tener en cuenta algunos consejos importantes para comprar de forma segura y, de esta manera, evitar o minimizar cualquier clase de ‘ciberpercance’.

En primer lugar, es fundamental asegurarnos de que nuestro ordenador esté bien protegido con un antivirus que nos pueda avisar y proteger de las posibles amenazas que existan mientras navegamos por la red. Además, es importante saber detectar una oferta falsa cuando vemos una, valiéndonos del sentido común. Aún así, puede ser que nos atraiga irresistiblemente un gran descuento en un producto deseado, pero lo que debemos hacer en estos casos es revisar su precio en diferentes páginas para validarlo.

En esta misma línea, debemos preguntarnos si la página web que visitamos es confiable, antes de proporcionar
nuestros datos bancarios para comprar. Primero, podemos comprobar que lo es si utiliza el protocolo de comunicación seguro (“https” y no “http”), sello de confianza y certificado de seguridad. Un indicador clave de que no lo es es si, al pagar, nos pide el pin de la tarjeta o realizar una transferencia, ya que son prácticas que jamás se hacen. Otra buena opción de comprobación es leyendo las reseñas y valoraciones de otros usuarios en Internet.

Sin embargo, a veces los ciberdelincuentes pueden ir un paso por adelante de nosotros y acabemos sufriendo un incidente sin querer. Por ello, lo más recomendable será disponer de un buen seguro ciber que cubra los riesgos y daños ocasionados, no sin antes contar con el asesoramiento de un profesional de confianza que nos ayude en la búsqueda de la póliza que más se ajuste a nuestras necesidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *