Si hay algo que nos permita empezar el año con buen pie, es sin duda entrar en él con tranquilidad financiera. La cuesta de enero es una tradición navideña más, por lo que nunca estará de más hacer una lista de propósitos financieros de año nuevo, siempre con una meta bien definida.

Lo más común es que nuestro objetivo sea ahorrar una cantidad concreta de dinero antes de que acabe el año o, más a largo plazo, ahorrar para la entrada de una casa o incluso para la educación de nuestros hijos.

Una muy buena opción es invertir en un seguro de ahorro. Estas pólizas permiten realizar aportaciones con rentabilidad, además de contar con la gran ventaja que tiene de ofrecer flexibilidad a la hora de rescatar el capital invertido.

No obstante y, como actualmente la oferta es muy grande, con productos con diferentes características y condiciones, lo idóneo será antes contar con la opinión y ayuda de nuestro corredor de seguros

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *