Después de las vacaciones de verano puede ser un buen momento para revisar nuestro seguro de salud y comprobar si se ajusta a nuestras necesidades actuales o conviene hacer algunas modificaciones. Hay que recordar que aunque continúe la pandemia por Covid, seguimos teniendo necesidades médicas que hay que atender. Por eso, conviene consultar con
un corredor profesional, para que nos aconseje sobre el seguro que mejor se adapta a nuestras circunstancias. La idea es que no paguemos de
más, pero tampoco estemos asegurados de menos.

A la hora de elegir entre las diferentes opciones de seguros médicos, primero hay que definir qué tipo de usuario somos y en función de eso,
si necesitamos una cobertura total o sólo vamos a hacer uso de determinados servicios. Una persona que esté satisfecha con la atención
que recibe en la Seguridad Social para los servicios de atención primaria, igual sólo requiere un seguro de asistencia hospitalaria en el caso de que le realicen una operación y quiera pasar el periodo de hospitalización
en una clínica privada, por ejemplo.

Sin embargo, para los usuarios que deseen más prestaciones o que quieran
estar cubiertos ante otros gastos imprevistos, existen pólizas más amplias que incluyen asistencia inmediata y sin listas de espera para las citas de medicina general y de los especialistas, así como las diferentes pruebas de diagnóstico y tratamientos especiales que pueda necesitar. Algunos seguros también incluyen servicios de podología cada cierto tiempo o revisiones anuales de la salud dental.

Otras coberturas útiles que se pueden considerar al contratar o revisar nuestro seguro médico son las prótesis e implantes, el traslado en ambulancia, la atención durante el embarazo y el parto o la indemnización
por fallecimiento en caso de accidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *