Las navidades, generalmente, son sinónimo de encuentros y reencuentros con la familia, fiestas, alegría, regalos, comidas abundantes… y de siniestros en el hogar. Lo cierto es que se trata de una época del año en la que éstos suelen aumentar, por lo que siempre es interesante preguntarnos cuáles son los son los que más se escuchan tras el teléfono de las aseguradoras en las fechas navideñas.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la actividad en el hogar aumenta considerablemente, especialmente si somos los anfitriones de las fiestas con numerosos invitados de todas las edades. Aquí la cocina se convierte en el epicentro del movimiento, por lo que no es raro que la mayoría de percances ocurran aquí, como fuegos olvidados, quemaduras o averías en los electrodomésticos.

Otros accidentes, también habituales, tienen que ver precisamente con el hecho de reunir a toda la familia o amigos. Niños jugando, actividades en grupo… a veces la bonita estampa navideña acaba traduciéndose en daños en las paredes y roturas de cristales de ventanas, puertas y muebles.

Igualmente, es común que el rey de los percances del hogar haga una aparición estelar: los daños por agua. Algún despiste que otro puede hacer que alguien deje un grifo abierto y cause una inundación, bien se rompan por su uso o haya fugas por otro motivo. O incluso pueden ocurrir averías en
la calefacción (lo cual no es de extrañar después de un año sin ponerlas en marcha).

Pero, además, ¿Qué sería de una Navidad sin una buena iluminación? En esta época es normal que aumente el consumo de energía por la luz y las luces navideñas, por lo que tampoco es extraño que otro de los siniestros más habituales están relacionados con tensiones, calambres, cortocircuitos o sobrecargas.

En último lugar, ¿y si somos nosotros los que nos desplazamos a la casa de algún familiar? Lamentablemente, también puede pasar que los ladrones aprovechen nuestra ausencia para irrumpir en nuestro hogar.

Todo ello evidencia que tener un buen seguro que proteja nuestra vivienda se hace aún más importante durante las fiestas. Para conseguirlo, nuestro mejor consejo: cuenta con el asesoramiento de tu corredor de confianza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *