Las vacaciones están hechas para descansar, en la medida de lo posible, tras un largo año laboral. Por ello, antes de marcharnos, siempre será la mejor opción dejar bien atado todo para poder disfrutar del verano, sin duda, merecido.

Durante la época estival, nuestro negocio sigue expuesto a numerosos riesgos. Entre ellos, los riesgos relacionados con la seguridad cibernética, ya que, en los meses de verano, los delincuentes no descansan y aprovechan nuestra ausencia para incrementar su actividad. Por ello, al igual que podemos aumentar la protección física de nuestros comercios y negocios cuando quedan vacíos con alarmas y un buen seguro, también es igual de importante la seguridad cibernética de los datos.

En primer lugar, debemos proteger todos nuestros dispositivos electrónicos de trabajo con un buen antivirus. Además es imprescindible hacer copias de seguridad de los datos para que, en caso de incidencia, tengamos opción de recuperarlos. Por supuesto, debemos atender a una de las barreras de entrada más habituales de los ‘hackers’: los correos electrónicos, con medidas anti-spam para vernos lo
menos afectados posibles por correos con contenido adjunto malicioso.

En definitiva, es muy importante revisar los riesgos para poder prevenirlos, siempre con la ayuda de un profesional. No obstante, las consecuencias económicas de un ataque cibernético pueden ser bastante cuantiosas. Por ello, lo ideal siempre será contar con una buena póliza de ciberseguro, que se encargará de mitigar dichas posibles consecuencias. Para ello, nuestro corredor de seguros de confianza nos proporcionará el apoyo que necesitamos en base a nuestras necesidades específicas y circunstancias
particulares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.