La evolución de las nuevas tecnologías ha cambiado radicalmente la manera de trabajar. Este hecho es algo que se ha puesto de relieve especialmente tras la llegada de la pandemia, con la implantación del teletrabajo en la gran mayoría de las empresas. Pero, como no todo podía ser de color de rosa, esta revolución tecnológica también hace que el
acceso a la información a través de la propagación de un virus informático sea más sencillo.

Es por esta razón que cada vez es mayor el número de las empresas, de prácticamente cualquier sector, que apuestan por mejorar la seguridad cibernética y por la protección de sus datos e información a nivel empresarial. ¿Sabías que 2020 fue el año en el que más ataques informáticos se registraron contra las empresas? Este dato es interesante tenerlo en cuenta, ya que los riesgos que supone que una empresa se encuentre desprotegida a nivel cibernético son bien conocidos: filtración de datos de clientes, extorsión o secuestro, pérdida de beneficios, daños a la reputación de la propia empresa, y una importante pérdida económica del negocio… y la lista continúa. Por ello, en primer lugar, es muy importante incidir en la prevención, mediante la toma de medidas como hacer copias de seguridad de manera periódica o instalar un antivirus, entre otras. En segundo lugar, el aumento de la siniestralidad destaca la necesidad de contratar un seguro como mecanismo de protección y para reducir el riesgo. Como ocurre realmente en cualquier caso, los riesgos asociados a la seguridad cibernética pueden variar considerablemente, según las circunstancias, características y necesidades específicas de la propia empresa.

Nuestro mejor consejo es adoptar la medida más recomendable: acudir a un profesional de los seguros que nos pueda asesorar y conseguir la póliza que mejor se ajuste a las necesidades específicas de nuestro negocio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *