Llega la primavera y, con ella, la época de las bautizos y primeras comuniones. Según datos del CIS, en España, en 2019, se celebraron entre 175.000 y 205.000 ceremonias, respectivamente, y cuestan de media unos 2.100 euros (dependiendo de la Comunidad Autónoma donde se celebre).

Y es que son muchos factores los que pueden afectar a los gastos finales: la iglesia, el vestido o el traje y complementos en el caso de la primera comunión, invitaciones y recordatorios, alquiler del lugar de celebración del banquete, el fotógrafo, la cantidad de invitados… por nombrar algunos.

Por esta razón, nunca está de más que, durante la organización del evento, añadamos un extra de tranquilidad y nos protejamos con una buena póliza de seguro. De esta manera, podemos ahorrarnos más de un dolor de cabeza.

Y es que, como cualquier otra celebración, los bautizos y comuniones tienen sus riesgos. Lo cierto es que pueden suceder daños materiales o personales durante el evento y que los gastos fijos no fuesen recuperables posteriormente, o que bien por ejemplo, que la meteorología impidiese su celebración y hubiese que aplazarlo o incluso cancelarlo.

Por otro lado, también podríamos asegurarnos ante posible incomparecencia de los protagonistas de estos eventos, ya sea por enfermedad o accidente.

Sin duda, todos estos riesgos pondrían en aprieto el esfuerzo económico de las familias. Por esta razón, nuestro mejor consejo será siempre asegurarnos de que estamos bien cubiertos ante posibles percances. Para ello, podemos contar con el asesoramiento de un profesional del seguro de confianza, para contratar la póliza que más se ajuste a nuestras necesidades específicas: un corredor de seguros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.