La vuelta al trabajo tras las vacaciones se nos puede hacer algo cuesta arriba y, en ocasiones, producir estrés, ansiedad, fatiga, o incluso depresión. El síndrome posvacacional ocurre cuando nos toca volver a la rutina de siempre, pero
¿Cómo combatir estos síntomas? En primer lugar, es conveniente prepararse durante los días previos al regreso. De
esta manera, podemos organizarnos para recuperar progresivamente nuestra rutina y horario de sueño habitual y, así, recargar las pilas y evitar el cansancio y la fatiga.

Por otro lado, es importante tomarnos con calma los primeros días y adaptarnos poco a poco a nuestra carga de trabajo, priorizando las tareas según su urgencia para minimizar el estrés. Finalmente, también aprovechar el tiempo libre para disfrutar de nuestras aficiones, de nuestros seres queridos o, por supuesto, practicar deporte. Esto nos servirá tanto para obtener bienestar como para regularnos cuando necesitemos calmarnos y evitar malestares psicológicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *