¿Sabías que el tercer lunes de enero es considerado el día más triste del año? Es el conocido ‘Blue Monday’ que, según una fórmula matemática, reúne todos los requisitos para ser una jornada particularmente deprimente.

Aunque este concepto no tiene base científica alguna, tiene que ver con la melancolía del fin de las navidades, la vuelta a la rutina y el comienzo de un nuevo año y sus propósitos.

El clima y la luz en el invierno también son factores que afectan a nuestro ánimo, por lo que es lógico tener más días como el Blue Monday.

Según expertos, lo fundamental es tener estrategias psicológicas que nos ayuden a afrontar el nuevo año. Lo importante, dicen, es saber que nunca se puede estar siempre ‘en lo alto’, así como planificar nuestro tiempo libre, crear nuevas aficiones y cuestionar y relativizar los problemas. Por supuesto, también contar con una red de apoyo optimista y, en caso de ser necesario, contar con la ayuda de un profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.